Hablar de la Plaza de la Merced es hablar de la Historia de Málaga. Este lugar emblemático de la ciudad, siempre estuvo ligado al comercio desde la época romana.

La zona que actualmente ocupa la Plaza de la Merced y sus aledaños ya estaba poblada en época romana y en 1487, fecha de la conquista de Málaga, era un arrabal extramuros de la
Puerta de Granada.

En 1498 se levantó un mercado público en torno al que se fue construyendo hasta configurar el espacio actual de la Plaza de la Merced que se llamaba, por entonces, Plaza del Mercado. La plaza albergaba dos conventos: al norte, el de la Paz erigido en 1518; y por el oeste, el de los Mercedarios que se estableció en 1507 y de cuya época quedan el nombre de la plaza de la Merced y de la calle Frailes, que corría paralela a los muros de este convento.

Fue en 1856, cuando adquirió el aspecto actual con la instalación del obelisco central en honor al general Torrijos.

El primer Mercado de la Merced se levanta tras la parcelación de 1889 establecida sobre un antiguo cuartel construido en parte de los terrenos del antiguo convento. El actual mercado se inauguró en 1985.

La construcción de las conocidas como “Casas de Campos” a finales del siglo XIX, marcaría un antes y después en la historia de la plaza, ya que en una de ellas nacería una de las figuras artísticas más reconocidas a nivel nacional e internacional: Pablo Ruiz Picasso.

El Mercado Merced es parte y cierre por su ubicación estratégica del circuito monumental y cultural que conforma la Aduana, la Alcazaba y el Teatro Romano, la Casa Natal de Picasso y el Teatro Cervantes.